Bienvenido a la AD,
la asociación para todos los deportistas

Sobre el dopaje

La publicación de este decálogo tiene como objetivo mejorar la lucha antidopaje y armonizarla con el respeto a los derechos de los deportistas. Esta es nuestra visión acerca de esta materia y nuestras propuestas para mejorar el marco en el que se desarrolla la lucha contra el dopaje:

1.- Los deportistas estamos a favor de la lucha antidoping y a favor de un deporte limpio.

Los últimos acontecimientos de la lucha contra el dopaje ponen de manifiesto numerosas fallas en el sistema de controles, mientras que las investigaciones policiales y judiciales se están revelando como el medio más efectivo para desarticular las tramas de dopaje. En este sentido, la AD promoverá y apoyará aquellas reformas legales destinadas a incrementar la efectividad de este tipo de acciones, ya sea por el endurecimiento de la normativa o por el incremento de los medios puestos a disposición de los jueces y de los cuerpos y fuerzas se seguridad del Estado.

2.- Los deportistas tenemos derecho a disponer de, al menos, 20 días de vacaciones al año con total intimidad.

Nos manifestamos a favor de los derechos del deportista a su intimidad y a su descanso, por lo que reivindicamos el respeto a los periodos nocturno y vacacional, en los cuales no tendrá que pasar controles ni facilitar su localización, máxime teniendo en cuenta la eficacia limitada de estos controles. Es razonable que el deportista acepte una serie de condiciones para garantizar el juego limpio y el derecho de todos los participantes a una competición en igualdad de condiciones, pero también lo es que haya un equilibrio entre este principio y el derecho de los deportistas a disfrutar de periodos de descanso. En una actividad tan estresante desde el punto de vista anímico y mental, y tan exigente desde el punto de vista físico, los periodos de reposo, cualquiera que sea el espacio temporal en que se midan (anual, mensual, semanal o diario) son absolutamente necesarios para el desempeño de su actividad y para la salud del deportista a todos los niveles.

3.- Los deportistas estamos en contra de permitir controles nocturnos entre las 23:00 y las 06:00 hora.

4.- Los deportistas estamos en contra de la eliminación de los Análisis B.

Es cierto que en la mayoría de las ocasiones la prueba B no hace más que confirmar los resultados del primer análisis, pero no siempre ocurre así, por lo que la supresión de la segunda prueba quebraría gravemente la seguridad jurídica del sistema antidopaje.

5.- Los deportistas queremos poder defendernos ante el TAS en nuestro país o, al menos, en nuestro idioma.

El idioma, los gastos de traducciones y desplazamientos, y la especificidad del procedimiento del TAS con una eventual posterior demanda ante la justicia suiza convierten el procedimiento de reclamación ante el TAS en una vía enormemente costosa.

La falta de medios económicos no deberá ser una dificultad añadida para una defensa con garantía.

6.- Los deportistas estamos a favor de sustituir el principio proclamado en la normativa antidopaje de Responsabilidad Objetiva (la responsabilidad recae sobre el sujeto por el simple acaecimiento del hecho, independientemente de la voluntariedad o culpabilidad del individuo), por el de la Diligencia Debida.

El deportista no siempre puede controlar lo que ingiere ni es siempre el responsable de que aparezca una sustancia dopante en su organismo, pero sí lo es de comportarse con la prudencia exigida para evitar tomar medicamentos o sustancias susceptibles de dar positivo. La normativa ha de ser dura, pero justa.

7.- Extracción de sangre: las muestras de sangre extraídas a los deportistas se almacenarán preferiblemente, en territorio nacional o, si no es posible, en el país dónde fueron extraídas. Se garantizará la custodia de las muestras y que, en ningún caso se utilicen para investigación u otros fines. Consideramos excesiva la propuesta de almacenamiento de 8 años y se considera 4 años como más idóneo.

8.- Los controles antidopaje deben ser realizados, siempre, por personal sanitario cualificado.